Los Caminos de Dios

032-blog

El que escruta los corazones conoce cuál es la aspiración del Espíritu,
 y que su intercesión a favor de los santos es según Dios.
Por lo demás, sabemos que en todas las cosas interviene Dios
 para bien de los que le aman;
de aquellos que han sido llamados según su designio.
Rom 8,27-28

Ficha Técnica:
Película:  Ray (2004)
Dirigida por: Taylor Hackford
Actores: Jamie Foxx, Kerry Washington, Regina King, Clifton Powell, C.J. Sanders.
Estudios: Anvil Films, Baldwin Entertainment, Bristol Bay Productions.
Duración: 152’
Censura: Recomendada para mayores de 16 años pues contiene fuertes referencias a la droga y el sexo.
Valoración: Una excelente película que tiene bien merecida el Premio de la Academia al mejor actor principal.

Breve Comentario:

Definitivamente, la base del éxito de una persona está en la capacidad que ella tenga de hacer su síntesis vital. Y cuando hablo de éxito, me refiero tanto al personal y espiritual como al profesional. Pero, ¿qué es eso de hacer la síntesis vital? Este término se relaciona con una fina percepción de la realidad divina en toda la historia de la persona en cuestión, es decir, familia, educación, enfermedades, entorno social, etc.

En la película Ray, historia del famoso músico Ray Charles Robinson, podemos constatar lo dicho en el párrafo anterior. Con unas profundas raíces religiosas de las cuales se aparta por completo en algún momento de su vida, este músico logra su éxito al fundir en un estilo propio varias corrientes contemporáneas: jazz, blues, gospell… Pero no se queda estático en sus logros, sino que busca superarse continuamente.

Y es que la semilla para que cada uno de nosotros logre algo original en la vida está allí, en la propia historia. Hubo hechos determinantes en la vida de Ray Charles que le dirigieron a descubrir lo que podríamos llamar su vocación musical: ser hijo de una lavandera que deseaba darle la mejor educación; la presencia continua de su madre en la infancia, con un trato adecuado para hacer de él un hombre independiente; un padre ausente cuya actuación determinó el sentido de familia soñado por Ray; las primeras notas tocadas con gran facilidad en la trastienda y la disponibilidad de quien le enseñó; pasar de ser un niño sano y juguetón a quedar ciego con la posibilidad de haberse preparado para ello…

Sin embargo, como todo ser humano en libertad, Ray Charles no se percata de las bendiciones que ha recibido en la vida y queda estancado en las partes tristes de su historia, especialmente aquellos momentos de la infancia que no habían sido integrados a su ser. Desde allí, la vida se vuelve gris y busca dos maneras típicas de huir: la droga y el sexo desenfrenado.

Quien cierra los ojos a la Gracia y se entrega al pecado, no puede más que vivir en un sufrimiento continuo, aunque Dios le esté gritando con gran fuerza las razones para encontrar la verdadera paz. ¿Qué más deseaba Ray aparte de una hermosa familia, una esposa que le admiraba y el éxito haciendo su música? Nuestro protagonista quería, como muchos de nuestros contemporáneos, tener su conciencia en calma por los hechos del pasado.

Una referencia rápida a un hecho notable: Ray no se quedó acomplejado por su dificultad física, al contrario, fue capaz de superar su ceguera y compensarla con otros dones dados por Dios.

Pero será al tocar fondo cuando Ray tenga la capacidad de asumir su historia y cortar las cadenas que le atan a algunos hechos perturbadores para aceptar plenamente la misión encomendada por el Señor.

Otro aspecto importante mostrado por este film es la realidad integral y progresiva de la vocación: no se responde al llamado de Dios únicamente en un primer momento, es una respuesta constante y vigilante para no apartarse del camino que conducirá a la verdadera felicidad; por otra parte, la respuesta no es en un solo aspecto de la vida, sino toda ella, en integridad, para hacer de la persona un todo para el Señor. Tomar conciencia de ello nos llevará a rectificar muchas actitudes, como en el caso de Ray.

Algunas curiosidades de esta película que nos ayudan a comprenderla mejor:

  • Jamie Foxx compartió muy de cerca con Ray Charles para poder interpretarlo. Por otra parte, el mismo Foxx es un pianista virtuoso y no necesitó de dobles al momento de interpretar el piano, aunque el sonido es el original de Ray Charles (también ganó el Oscar a mejor mezcla de sonido).
  • Ray Charles falleció durante la edición final de la película. Pudo ver la primera edición a la cual se integraron sus comentarios. Igualmente, leyó el guión (escrito en Braile) para darle su aprobación.
You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply