Striptease Televisivo

005-blog

Se han insinuado unos individuos,
hace tiempo fichados por esta sentencia:
hombres sin religión que traducen el favor de nuestro Dios
en desenfreno y reniegan del único amo, el Señor nuestro Jesucristo
Jds 1,4

Ficha Técnica:
Película: El Show de Truman (The Truman Show) (1998)
Dirigida por: Peter Weir
Actores: Jim Carrey, Ed Harris y Laura Linney.
Estudios: Paramount Pictures
Duración: 99’
Censura: para mayores de 12 años.
Valoración: Una de las mejores películas de Carrey por la profundidad del tema tratado. Se recomienda para trabajar los temas de la libertad, responsabilidad, unicidad, relación con los medios de comunicación y búsqueda del amor, entre otros.

Breve Comentario:

Hace un par de años surgió una modificación de los “reality shows” en la cual se reunía un grupo de jóvenes y se les seguía televisivamente por un tiempo determinado. Estos espectáculos se regían por la supervivencia del psicológicamente más fuerte y eran aupados por el morbo natural de los televidentes.

En el año 1998, el cineasta Peter Weir (la sociedad de los poetas muertos, Costa Mosquito) presentó un film que se adelantaba a aquellos espectáculos televisivos: The Truman Show. Allí vemos cómo la dignidad de un ser humano –Truman– es pisoteada por las ambiciones de quienes manejan el negocio del espectáculo; sin saberlo, el protagonista es observado por millones de televidentes y la realidad en la que vive es cuidadosamente controlada como se hace con una pequeña rata en un gran laboratorio. Sus sentimientos y pensamientos más íntimos quedan al descubierto para la diversión del público. A fin de cuentas, el “creador” del programa desnuda a Truman para propia diversión. Seguramente no es casualidad el nombre “Truman” y su parecido fonético a las palabras inglesas “true man” (hombre verdadero); ¿será que Weir desea reflejarnos en Truman y hacernos ver como sujetos que hemos pasado a ser objetos manipulados por las necesidades de la sociedad postmoderna?

También hay quienes han visto este film desde la perspectiva de la Grecia antigua, donde el hombre lucha contra los dioses para encontrar su propia identidad (recordemos que el nombre del productor del programa es “Christof”, muy parecido a “Cristo”). Podríamos aprovechar ese punto para darle otro enfoque: los dueños de los medios desean convertirse en los constructores de una nueva sociedad, robando el papel de Dios. Esos valores propuestos por la maquinaria productiva del espectáculo van en contra de la libertad intrínseca de cada persona, por lo que el hombre verdadero se revela y lucha por alcanzar aquello que le construirá plenamente: el amor sincero que vence al temor.

Podríamos fijarnos en muchos detalles que nos recuerdan pasajes bíblicos como el papel de las aguas, las escaleras en el cielo, la voz de Christof como voz de un ser supremo… Todos ellos apuntan a recordarnos que el ser humano ha sido creado para asumir su vida con responsabilidad, dejando de ser títeres manejados al antojo y para la diversión de otros.

You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply